LA FOSA – 1er capítulo

Cansado, recansado estoy, el día fue un desmadre, desde las cuatro de la mañana / chingao no pude dormir bien, la pinche cruda, ayer tomando otra vez demasiado, y solo, sin excusas de amigos o desilusiones de amor o peleas, no, me emborraché solo y con gusto, sin razón, si el gusto no es una razón valida… ¿pues cual?

Y ahora tan cansado como estoy, no puedo hacerlo, no puedo excavarme la fosa como estos tres chavitos con sus cuernos de chivo en la mano me imponen… de veras no tengo la fuerza, pero los pendejos me hicieron el solito viejo discurso: no tenemos tiempo wuey, si te excavas la fosa tú solo y sin broncas… te vamos a matar cómodo bien acostadito en ella sin dolor, un par de balazos y ya, sino… le damos mano libre al Gato Montés, que se divierte a torturar y para cada palada de tierra que tendremos que chingar nosotros él te la va a cobrar el doble.

El Gato Montés está refeo, con dos ojitos chiquitos y rojos, creo que cuando llora llore sangre por cuanto rojos están sus ojos, que me miran fijo. Creo que quiera sonreír cínicamente pero no sabe sonreír, más bien su sonrisa es una máscara de pena y de desesperación, está atrapado y se ve, atrapado en lo que pensaba un juego, le dieron dos mil pesos y el cuerno de chivo que arrastra el piso, es más grande que él, trece años de miseria no lo mancharon tanto en la cara en el cuerpo y en el alma como los últimos dos años cuando se sintió el rey. Moreno, manchado en su cara, nariz rota, manos pequeñas ¡chingao! dicen en el pueblo que no sabe escribir ni leer, fíjate…

Me pidieron 100 mil pesos por el churro de mota que les vendí, de diez pinches varos: insistieron, saben que fumo, estamos sin nada, me dijeron, háganos el paro con un par de cigarros, ándale, tú siempre la tienes. Les creí, los vi nacer, conozco sus padres, más jóvenes que yo sus padres, el hermano mayor del Gato Montés se fue al gabacho mojado a trabajar, era mi amigo, simpático vivo y mujeriego como yo, cuantas chavas cuantas historias cuanta cerveza cuanta fiesta con él, y ahora su hermanito me quiere torturar, porque conmovido les vendí un poquito de la mía, y como la tuvieron en la mano, la tiran al piso, le caminan encima, sacan las armas diciendo: ¡te chingaste pendejo, vender mota aquí en mi plaza! Si me la pediste por favor. Pa’ver si era cierto. ¿cierto que? ¡que vendes! Pero si no hay, si nunca la venden… yo con gusto se la compro yassaben carnales… Te chingaste pendejo vendiste mota aquí en la plaza de mi patrón, que nos ordenó: quien vende… ¡que pague 100 mil varos o muera! de veras nos da pena viejo, pero yassabesss o tú o nosotros, mi patrón no perdona a quien le desobedece, si no te matamos no vamos a ser tan afortunados como tú, arreglándote tu camita, él nos va a hacer torturar a muerte por el Gato Montés antes de cortarle los huevos él mismo al Gato, hacércelos comer y dejarlo morir desangrándose lentamente el escroto… ya ves cabrón, no seas pendejo no chingues ¡cállate y excava!

Condenado a muerte por no tener 100 mil pesos, para hacerle el paro a los hijos de mis cuates ¡que wuey! Y estoy cansado como para excavar una fosa tan grande y con todo y dolor de cabeza, ni tuve tiempo de un almuerzo por la mañana con la cruda sin nada de tomar a fumar y fumar para quitármela y a las 7 llegaron ellos…

Es el medio día, el sol quema el chaparral y la cabeza me explota, el Gato me mira travieso, mejor excavar, tomar tiempo, todo puede pasar, no puede ser cierto, pero la tierra está dura y reseca, no sabe a sueño, no sabe a alucine, sabe a tierra, salada como está la arena de aquí, que me cruje entre los dientes cuando me limpio la cara del sudor con las manos embarradas.

Esta pinche tierra que no quise trabajar este año, por falta de agua decía, por falta de ganas, por pacheco, por mañana vemos, y la primavera se fue, y la tengo que trabajar ahora, pa’ morir de verano, verano de sequía, sequía en el cielo, sequía en las almas los ojos los labios, corazones de piedra, vacas flacas que ya no se pueden levantar ni pa’comer, la única agua que fluye es la de las vaginas de las chavitas excitadas de ir con el narco, de ser chingadas, violadas, elegidas, pobres malinches en sus propias casas…

La canción de Paolo Rossi no me deja en paz y sigue atormentándome el cerebro: era meglio morire da piccoli: era mejor morir cuando niños que ver este asco ahora grandes.

Y vomito, y los armados se la ríen ¡no chingues tu cama wuey! ¿apoco quiere pasar la eternidad así de apestoso? Verde la bilis sale de mi estomago, no comí nada y todavía sabe a vino de ayer, verde y ácida, y yo que le decía a Erick cuando me preguntaba si el mundo se iba a acabar en el 2012, yo lo cotorreaba, no sé, le decía, pero piensa si se acaba cuando estás crudo ¡lo peor! Y ahora tengo que morir crudo y de verano, chingao el verano no es buena temporada pa’morir, se muere de invierno no de verano, y vomito por los nervios, y escupo, que tanto la tierra lo recicla todo, mierda vomito y pecados.

Era meglio morire da piccoli con in bocca un cavaturaccioli / era mejor morir cuando niños con un sacacorchos en la boca…

¿Cómo es posible tener esta pinche canción en la cabeza en un momento así? palabras sin sentido que no me dejan pensar, y ya que estoy cansado y tengo que excavar, pa’morir cansado pa’morir pendejo secuestrado por niños malos y analfabetas que querían jugar a los grandes y ahora se cagan en los pantalones ya antes de despertar, el ejercito los busca disparándoles por las espaldas, los marinos los buscan pa’desaparecerlos, el otro cartel los busca pa’torturarlos, y piensan que su patrón los matará por cierto apenas fallen, y sí que todos fallan, todos fallamos más bien, quien no falla no nace aquí, quien no falla nace del otro lado, ahí donde las luces tienen otros colores, y las mujeres te mantienen, y todo está limpio y resplandeciente y el dinero no huele feo, y quien lo tiene está siempre guapo y honrado.

enlace al 2º capítulo -> http://www.teatromagico.us/Blog/?p=1258

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to LA FOSA – 1er capítulo

  1. Pingback: LA FOSA 2º capítulo | Rodolfo's Blog

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *